Entrevista al bloguer de viajes Pau García Solbes de El Pachinko
23722
post-template-default,single,single-post,postid-23722,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-13.1.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive
 

“Viajar es el mejor regalo que podemos hacer a nuestros hijos”

Hemos tenido el placer de hablar con Pau García Solbes, conocido por su blog de viajes El Pachinko. Periodista y bloguero profesional, lleva 10 años escribiendo en su bitácoras, uno de los más populares de temática viajera en lengua hispana. Además, colabora en medios de comunicación, es miembro fundador de las agrupaciones de blogueros Travel Inspirers y Travel with Kids y es co-autor del libro ‘Viajar con niños’, entre otras cosas. Todo comenzó con su viaje a Japón… ¡sigue leyendo!

– ¿Cómo comenzaste en el mundo de los viajes?

Visto ahora parece de chiste, porque mi primer viaje “de verdad” fue mi luna de miel a Japón hace ahora unos 12 años. Lo mío con el país del Sol Naciente fue como una especie de flechazo, tanto con el destino, como con el hecho de viajar en sí mismo. Allí descubrí que existían otros mundos y realidades distintas que me apetecía explorar. También fue cuando me di cuenta que viajando me sentía libre y feliz así que enfoqué mi carrera al periodismo de viajes… y desde entonces no he parado.

Luego (hará unos 10 años), abrí elPachinko.com para ir contando mis aventuritas viajeras y con el paso de los años ha ido creciendo en audiencia. Estoy muy orgulloso de la gran comunidad de viajeros que entra cada día a consultar mis textos y consejos para preparar sus escapadas y vacaciones.

ElPachinko4– Gracias a viajar con vuestros hijos, os habéis especializado en turismo familiar, ¿qué consejos dais a los padres que emprenden un viaje con niñ@s?

Lo más importante es perder el miedo a viajar con los niños. Cuando se hacen cosas por primera vez es normal que tengamos ciertas inseguridades y temores. Luego te das cuenta que el león no es tan fiero como lo pintan y que los niños tienen una capacidad increíble de adaptarse a las circunstancias, mucho más que los adultos. Nosotros aplicamos un pequeño decálogo que seguro que puede ser útil a cualquier viajero.

  1. Involucrar a los niños en la preparación del viaje
  2. Prueba con pequeñas escapadas a la playa o a la montaña antes de hacer un viaje
  3. Paciencia, paciencia, paciencia… así podremos pensar mejor si surge algún imprevisto
  4. 50/50 No centres todo el viaje en los niños, ni en los adultos… sino una de las partes se aburrirá.
  5. Viaja ligero de equipaje
  6. Olvídate de itinerarios espartanos, mejor una o dos actividades a tope cada día
  7. Jugar es imprescindible, busca momentos cada día para que los niños jueguen y se diviertan
  8. Respeta sus horarios de sueño, comidas y rutinas también en destino
  9. Vuela (o viaja) siempre por la ruta más corta para evitar esperas innecesarias
  10. Escoge un destino apropiado… para ello, podéis leer nuestro artículo “25 destinos recomendados para viajar con niños”

ElPachinko2

– Y para los niños es una experiencia increíble, ¿tienes alguna anécdota para contarnos de Teo y Oriol? 

Nuestros hijos son unos viajeros empedernidos, les encanta descubrir nuevos lugares. Para nosotros es un tiempo de calidad en familia impagable y para ellos una escuela incomparable. Creo que viajar es el mejor regalo que les podemos hacer porque les abre la mente y descubren realidades muy distintas a las de su día a día. A veces generan circunstancias graciosas, por ejemplo, cuando ellos huelen a incienso siempre dicen que “huele a Buda” por sus visitas a templos de Tailandia o Japón.

Sin embargo, más que una anécdota concreta (que las hay y muchas) lo que más me gusta es que los niños no tienen prejuicios y se acercan a jugar con otros niños independientemente de que hablen otro idioma, tengan un color de piel distinto o recen a otro Dios. Son lecciones de vida que nos regalan ellos a nosotros los adultos y eso es una sensación maravillosa.

– Tras visitar un destino, ¿qué os gusta destacar en los post?

Digamos que lo que busca el lector de un blog de viajes como el nuestro es una mezcla de consejos prácticos con anécdotas y experiencias personales. A los lectores les da mucha confianza que una persona haya vivido antes una experiencia y le facilite las cosas, especialmente cuando se viaja con niños.

Tratamos de aportar nuestro punto de vista y contar las experiencias más increíbles que hemos vivido en ese destino, sin perder de vista esos consejos o recomendaciones prácticas para que se animen a viajar a esos lugares que nos han encantado.

– De todos los lugares que has visitado, ¿te quedarías con alguno? ¿Con cuál?

Japón es nuestro destino fetiche, es el lugar que cambió nuestras vidas y ya hemos estado hasta cuatro veces. Viajar al país del Sol Naciente es estar en constante estado de fascinación, ya sea por la amabilidad de su gente, el túnel del tiempo hacia el futuro que es Tokio o lugares donde se siguen respetando las tradiciones milenarias de Kioto.

Siempre tenemos Japón en mente y tratamos de regresar cada poco tiempo. Para esta primavera estoy organizando un viaje para un grupo pequeño en el que descubrirles algunos de mis rincones favoritos.

– ¿Qué es lo que buscas cuando te alojas en un hotel?

Puede sonar contradictorio, pero en un hotel buscamos todas las comodidades y facilidades que tenemos en casa, pero a la vez que sea capaz de sorprendernos. Al final los hoteles que más nos gustan son aquellos en los que cuidan los pequeños detalles y te hacen sentir cómodos y bien tratados.

Lógicamente, cundo viajamos los cuatro se agradece tener espacio y que cuenten con facilidades para los peques, como menús infantiles saludables, una pequeña sala de juegos o que tengan algún detalle con ellos. A nuestros hijos, por ejemplo, les encanta que los hoteles tengan piscina y poder chapotear para relajarse.

– ¿Qué supone para ti unos buenos textiles en la habitación?

Sobre todo que den sensación de limpieza, de confort y armonía. Cuando entras a una habitación por primera vez te gusta que todo esté impecable, como si lo estrenaras y los textiles de calidad suelen reforzar esas impresiones de manera muy positiva.