La felicidad de viajar - RESUINSA
La vida es un compendio de experiencias, de momentos únicos vividos que se guardan en nuestra memoria. Y los que retenemos son esas gotas de felicidad que vamos encontrando por el camino. Viajar es una de ellas. Conocer nuevos lugares, culturas y gentes son vivencias difíciles de olvidar y que nos generan una alegría sin igual.
felicidad, viajar, hoteles, Resuinsa, textiles, experiencias, Día Mundial de la Felicidad
20573
single,single-post,postid-20573,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 
la felicidad de viajar

La felicidad de viajar

La vida es un compendio de experiencias, de momentos únicos vividos que se guardan en nuestra memoria. Y los que retenemos son esas gotas de felicidad que vamos encontrando por el camino. Viajar es una de ellas. Conocer nuevos lugares, culturas y gentes son vivencias difíciles de olvidar y que nos generan una alegría sin igual.

En el Día Mundial de la Felicidad celebramos la satisfacción de viajar y de ver mundo, de recolectar imágenes de los sitios en los que se ha estado. De hecho, esta idea está demostrada científicamente, ya que un estudio realizado por a Universidad Estatal de San Francisco revela lo que ya sabemos, que la felicidad se halla en las experiencias y estas son logradas gracias a visitar otros lugares. No por conseguir más bienes materiales se es feliz, pues la clave reside en los recuerdos que almacenamos y que nos encanta traer a colación una y otra vez.

Otro estudio, este de la compañía Booking, señala que la sensación vivida antes y durante un viaje es mucho más placentera que cualquier otra cosa material. El 49% de los entrevistados por la plataforma destacaron el impacto emocional de un viaje es fuerte que el día de su boda, por ejemplo, nada más y nada menos. Por su parte, el experto mundial en el estudio de la felicidad, Shawn Achor, establece una relación directa entre disfrutar del periodo de reserva de las vacaciones y de hacerlo durante el viaje.

Las experiencias forman parte de la identidad de una persona y cuantas más se acumulan se puede tener una visión más completa de la diversidad del mundo. Además, ayuda a desprenderse de las cosas banales y enseña a que compartir momentos es lo más importante que nos va a quedar en esta vida.

Vivir nuevas emociones, romper con la rutina, compartir, conocer otros modos de vida o abrir la mente son algunos de los motivos que hacen que viajar sea considerado un estado de felicidad. Y, si además, se acompaña con un hotel en que puedas seguir disfrutando de una experiencia única gracias a los textiles que tiene, mucho mejor. El recuerdo será imborrable.